Escocia día 10: Tour gratis por Edimburgo

Por primera vez desde que estábamos en Escocia no teníamos que coger el coche. Hoy todo el día tocaba andar, y por lo que habíamos visto en el mapa, andar mucho.

Después del día 9 por el Edzell Castle, Perth y el Palacio de Scone hoy tocaba visitar la capital de Escocia: Edimburgo.


Old Town de Edimburgo
Old Town de Edimburgo

Tour "gratis" por Edimburgo
Por medio de una amiga nos habíamos enterado que existe una empresa que se llama Sandemans New Europe que organiza tours en las principales ciudades de Europa, entre ellas en Edimbugo.
Sólo tienes que apuntarte en su página web y presentarte en el punto de encuentro a la hora de comienzo del tour. No te obligan a pagar nada por el recorrido, al final del tour le das al guía la voluntad, o mejor dicho, valoras su trabajo, sus explicaciones, su simpatía o sus conocimientos y le das el dinero que tú crees que se merece.
Nos pareció una forma muy particular de conocer la ciudad y decidimos apuntarnos.
Nos tocó un guía super simpático, dicharachero, con un humor muy fino a la hora de contar las cosas y con buenos conocimientos, lo cual hizo la visita muy amena.
El tour duró dos horas y media y para que os hagáis una idea nosotros decidimos darle 20 libras por los dos que estuvimos (al día siguiente teníamos contratado otro tour por los callejones y nos había valido 25 libras).

Tour por la Old Town de Edimburgo
El tour comenzaba a las 10:30 en High street. Como no habíamos desayunado, nos fuimos un poco antes para tomar algo y sobre todo pensando en la cantidad de escaleras que había que subir para llegar a la old town. Tuvimos suerte, porque desde donde estaba nuestro hotel y cruzando por el puente Waverley, no hacía falta bajar el desnivel de la ciudad nueva, para luego volver a subir hasta la old town.
A la hora señalada estábamos en el Starbucks de Hish street. Cuando llegamos nos sorprendió la cantidad de gente que había. Estaríamos unas 60 personas, nos dividieron en grupos de unas 10 personas y nos fuimos "de excursión" con nuestro guía.
El guía que nos tocó se llamaba David y no sólo nos hablaba del lugar que estábamos visitando, sino que también nos contaba historias de los Escoceses, el por qué su carácter tan particular, un poco de historia del país, etc. Ya os decimos que nos gustó mucho.
El tour lo comenzamos por el ayuntamiento, donde nos contó un poco de la historia de Escocia y como habían estado en guerra con los Ingleses desde el origen de los tiempos. Por eso el poco aprecio que se tienen los Escoceses e Ingleses. De sus palabras dedujimos que los Ingleses son vistos como el hermano rico y guapo y los Escoceses el hermano pobre y luchador.


Mercat Cross
Mercat Cross
Mercat Cross
Desde el ayuntamiento, cruzamos la calle y llegamos a la plaza donde está la Mercat Cross, la columna que antiguamente era de madera y donde se clavaba de la oreja de los ladrones cuando eran pillados infraganti. Allí permanecían clavados de la oreja durante 24h para que todo el mundo los pudiera ver. Si quería podía tirar y se escapaba, eso sí, desgarrandose la oreja y quedando marcado de por vida.


Taburete de Jenny Geddes en la Catedral de St. Giles
Taburete de Jenny Geddes en la Catedral de St. Giles
Catedral de Saint Giles
En esa misma plaza está la Catedral de Saint Giles. De todas las historias que allí ocurrieron: comienzo de la reforma protestante tras el sermón de John Knox, coronaciones, bodas, etc, la que más nos gustó fue la de Jenny Geddes. Los Ingleses habían conquistado Escocia y habían planeado introducir la liturgia Anglicana en todo Escocia. Compraron al arzobispo de Edimburgo que comenzó a decir la misa según las reglas Anglicanas, fue entonces cuando Jenny Geddes, en señal de protesta, le lanzó un taburete. Tras ese primer taburete, decenas de objetos fueron lanzados y las revueltas se extendieron a la calle y otros lugares de Escocia.


Corazón de Midlothian
Corazón de Midlothian
El corazón adoquinado de Midlothian
Justo debajo de la Catedral, se encontraba la cárcel de Edimburgo, y delante de ella está el lugar más sucio y asqueroso de Edimburgo: el corazón de Midlothian.
Parece ser, que todo preso que entraba en la prisión, escupía dentro del corazón en señal de desprecio. Esa tradición se ha mantenido y ahora es el único punto de la ciudad donde no te multan si escupes al suelo.

El dedo gordo del pie de la estatua de David Hume
Justo enfrente del corazón de Midlothian está la estatua del filósofo David Hume. Es tradición frotar el dedo gordo del pie derecho para tener suerte en los estudios.
Lo curioso es que la estatua está enmohecida por la lluvia y la contaminación, y en cambio el dedo está pulido y brillante. Imaginaos la cantidad de gente que lo toca cada vez que pasa por allí.

Grassmarket
Continuamos nuestro tour dejando la Royal Mile, pasando por el Hub (iglesia reconvertida en la sede del festival de Edimburgo) y bajando hasta la Grassmarket.
Históricamente era el lugar de ejecución pública de los reos condenados a muerte. Hoy en día es un lugar muy bullicioso, sobre todo en verano por los conciertos nocturnos que allí se programan.
Volviendo al tema de los ejecuciones públicas, en la plaza hay dos pubs que evocan a aquella época:

  • The Last Drop (El último trago). Era donde los reos se bebían la última copa antes de ser ejecutados.
  • Maggie Dickson. Maggie fue una empleada de hogar que se quedó embarazada de su dueño. Cuando el dueño se enteró la echó y Maggie se tuvo que ir de la ciudad. Al final Maggie abortó y se deshizo del niño depositandolo en el río. Hubo unas personas que la vieron y la denunciaron. En aquella época había una ley que obligaba a todas las mujeres a declarar su embarazo, ella no lo hizo y la condenaron a la horca. Ejecutaron su condena y cuando iban camino del cementerio oyeron unos golpes en la caja, no había muerto. La llevaron de vuelta a la plaza y la intentaron ahorcar de nuevo, pero el dueño de un pub salió a la calle y le salvó la vida argumentando que no se podía ejecutar dos veces una misma condena sobre una persona. Por tanto Maggie "la medio ahorcada" quedó en libertad, y estando tan agradecida con su salvador, trabajó para él durante toda su vida. Él a cambio le puso su nombre al pub.

Bobby, en la entrada al cementerio de Greyfriars
Bobby, en la entrada al cementerio de Greyfriars
Cementerio de Greyfriars
Después de un descanso y una cerveza en la Grassmarket nos fuimos hasta el cementerio de Greyfriars. 
Allí está la estatua de Bobby, un Skye Terrier que cuando su dueño murió, se fue junto a su tumba y pasó allí el resto de su vida. Fue tan impactante su historia que los ciudadanos de Edimburgo le llevaban de comer y hay una estatua en su nombre.
En este cementerio hay dos zonas alas que no se pueden pasar. Parece ser que se han dados casos de desaparecidos que estaban merodeando por esa parte del cementerio. Como curiosidad decir que la primera cátedra de parapsicología del mundo se encuentra en Edimburgo. Ahora vosotros sacad vuestras conclusiones.

Fin del tour
Desde el cementerio nos volvimos de nuevo a la catedral de St. Giles y nos sentamos en los escalones de unos de sus laterales. Allí David nos contó las últimas historias, la Piedra del destino o Scone Stone y la flor de Escocia. 
En este punto terminamos el tour, nos gustó muchísimos y cuando vayamos a otra ciudad buscaremos si hay algún tour parecido.
Como todavía nos queda otro día más en Edimburgo, y para la jornada de mañana estaba prevista la visita al Castillo, dejamos estas estas dos últimas historias para contároslas en nuestro próximo post.

Ya eran las 14.30 y había hambre, por lo que bajamos la Royal Mile (High Street) y entre los muchos restaurantes y pubs, elegimos "The Royal McGregor".  Nos pedimos un fish and chips y un salmón Wellington. El fish and chips estaba bueno, pero el Salmón estaba increiblemente bueno. Tanto fue lo que nos gustó que decidimos volver al día siguiente.
Después de comer volvimos a hacer el tour de la mañana, pero esta vez nosotros sólos y visitando todos los lugares tranquilamente. Por la mañana habíamos visto todos los lugares desde fuera, pero no habíamos pasado a ninguno, por lo que conocíamos las historias, pero no los sitios por dentro.
Para finalizar el día, bajamos paseando por High street, continuamos por Canongate y llegamos hasta el Palacio de Holyroodhouse. Sólo lo pudimos ver por fuera porque ya habían cerrado.
Estábamos muy cansados, por lo que decidimos irnos para el hotel. Cuando llegamos a nuestra habitación, nuestro podómetro marcaba 12 km.

Todavía nos quedaba un día más en Edimburgo y nos habíamos dejado para visitar mañana el Castillo de Edimburgo y el callejón de Mary King (Mary King's Close) 




1 comentario:

  1. Doy fe que tocando el dedo gordo de David Hume (y haciendo algún merito más) se cumple la profecia. Yo lo hice este verano y aprobé 2 asignaturas gordas en Septiembre. Eso si, casi me llevo el dedo de tanto frotarlo.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión de nuestro post. ¿Qué añadirías o qué quitarías?

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails