Rias Altas VI - De Mondoñedo a San Ciprian

Hoy nuestra ruta discurre por los territorios de Pedro Pardo de Cela, que según cuentan los libros fue un gran héroe Gallego que luchó contra la invasión de Castilla.

Mondoñedo
Antes de llegar a Mondoñedo, decidimos visitar el Castillo de Pardo de Cela. Para llegar hasta allí, desde Cangas de Foz cogemos la carretera que va hacia Ferreira, allí coger dirección Mondoñedo y a la altura de A Seara coger la bifurcación hacia el Castillo. Fue allí donde vivió Pedro Pardo de Cela, nosotros no pudimos visitarlo, porque llegamos demasiado temprano y todavía no estaba abierto. Es un sitio recomendable, no solo por el castillo sino por el entorno que lo rodea.
Catedral de MondoñedoDesde aquí nos dirigimos a Mondoñedo, retornando a la carretera que habíamos dejado antes.
Mondoñedo fue en sus tiempos capital de una de las 7 provincias en las que se dividía Galicia y actualmente es sede de la diócesis. Por ello queda en la ciudad lugares y monumentos dignos de visitar, tales como la catedral y el palacio episcopal. Además de lo dicho es muy recomendable andar por sus calles y perderse entro los edificios antiguos.
Uno de los descubrimientos del día, fue la Tarta de Mondoñedo. Típico dulce de la ciudad que ha popularizado "El rey de las Tartas". No os podéis ir de la ciudad sin probarla.


Cervo
Desde Mondoñedo cogemos la carretera en dirección a Lourenzá, donde hacemos una pequeña parada para ver la fachada del monasterio de San Salvador de Lourenzá. Según nos contaron fue un ensayo que hizo el arquitecto, para posteriormente hacer la fachada del Obradoiro. No se sabe si por falta de dinero o por otro motivo, la fachada del monasterio está inacabada, le falta una torre. Merece la pena detenerse un momento para visitarla, es muy bonita.
Paseo de los enamorados de CervoContinuamos nuestro viaje por la carretera que traíamos, pasando por Barreiros, Foz y llegando a Cervo.
Desde Cervo cogemos la carretera en dirección a Sargadelos, donde se encuentra la Real Fabrica de Cerámica. En estas instalaciones se realizan las famosas cerámicas de Sargadelos, las cuales tienen una identidad especial por sus colores y formas. La fábrica se puede visitar mientras los trabajadores están trabajando, ya que existe un camino habilitado entre las máquinas y espacios de trabajo para que la puedas recorrer. No se tarda más de 20 minutos y es muy curioso ver como trabajan la cerámica y como decoran las piezas. Tras el recorrido, sitio obligado es visitar la tienda.
Desde la fabrica, cogemos el coche y, nos dirigimos hacia "la Casa de la Administración". Antiguamente eran las oficinas de la fábrica de cerámica y hoy es un museo. Dejamos el coche en este lugar y desde aquí salen varias rutas a pie por los alrededores. Una de las más bonitas es el "paseo de los enamorados", la cual discurre entre centenarios eucaliptos hasta llegar a una pequeña presa. Nosotros la hicimos poco después de comer y es uno de los paseos más bonitos que recuerdo de todo le viaje.


San Ciprian
Después del paseo volvemos hasta Cervo para coger la nacional en dirección a Viveiro y a los pocos kilómetros nos encontramos con San Ciprian (San Cibrao).
Nos dirigimos directamente hasta su faro siguiendo las indicaciones. Está situado en un pequeño saliente y desde él se tienen unas bonitas vistas de toda la zona, aunque reconozco que he visto mejores lugares. Esta visita la hicimos por hacer tiempo hasta las 18:30, hora en la que comenzaba la subasta de pescado en la lonja. Nos comentaron que es un espectáculo y que podíamos asistir aunque no pujáramos.
Vistas desde el faro de San CibraoLo primero que nos sorprendió es que todos los compradores que había eran de restaurantes de Madrid, que cogían la mercancía y se la llevaban directamente a la capital. Lo segundo que nos impactó fueron los precios que se pagaban por los productos. Era temporada de percebes y el precio que pagaban por ellos, según el tamaño, eran entre 12 y 20 € el Kilogramo. Luego si vas a Madrid tu pueden llegar a cobrar 70 € por esos mismos percebes.
Cuando hace unos años visitamos la Costa de la Muerte, también en Galicia, vimos como los recogían los percebeiros, y como se jugaban la vida para llegar a los sitios más recónditos y más inaccesibles, donde corrían cuando el oleaje se acercaba a ellos y tenían que esconderse para que no fueran arrastrados. Después de ver eso nos dio un poco de pena ver como "malvendían" los percebes y, como luego a nosotros nos los cobran a precio de oro en los restaurantes.


Ver las fotos de: "Rias Altas VI - De Mondoñedo a San Ciprian"

1 comentario:

  1. Quisiera recomendar a toda persona que visite ésta región de España. Tiene un atractivo único y merece ser visitado por todo aquel que valore este tipo de lugares.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión de nuestro post. ¿Qué añadirías o qué quitarías?

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails