Mallorca - Monasterio de Sa Trapa

     La subida al monasterio de Sa Trapa (La Trapa) es una de las rutas de senderismo más bonitas de la Serra de Tramuntana (Sierra de Tramontana). El recorrido consta de unos 5 km y se tarda en realizarlo unas 2,30 horas, aunque recomiendo tomarse un buen descanso al llegar al monasterio, desde donde existen unas vistas muy bonitas de la isla de Sa Dragonera.

Sa Trapa recibe este nombre por la presencia de un grupo de monjes Trapenses exiliados de Francia tras la revolución y que estuvieron en la isla entre 1810 y 1820. En su arquitectura se puede ver la utilización de la piedra y la forma de aprovechar el agua mediante canalizaciones y bancales. En la actualidad se está rehabilitando para ser utilizado como refugio. El punto de inicio y final de nuestra ruta es el pueblo de Sant Elm (San Telmo), situado al oeste de la isla de Mallorca.

La ruta discurre por parte del GR 221 o también llamado Ruta de Piedra en Seco. Esta gran ruta recorre la sierra de Tramontana, enseñándonos las construcciones de piedra que los lugareños han realizado a lo largo de la historia: muros de bancal, paredes, barracas, nevares, etc.

Nuestra ruta comenzará en la avinguda de Sa Trapa, pasaremos de la calle asfaltada a un camino de tierra y seguiremos rectos hasta llegar a la casa Can Tomeví. En este lugar nos encontraremos un cruce de cuatro caminos, con un cartel que nos indica Sa Trapa a la derecha. Nosotros seguiremos recto por un sendero estrecho ascendente (no haremos caso al cartel). Los dos caminos conducen al monasterio, pero es mucho más bonito realizar la ruta por el camino que indico, ya que vamos bordeando los acantilados y tendremos unas vistas muy bonitas. La vuelta la realizaremos por el otro camino que nos traerá por el interior del valle hasta este mismo punto.

El sendero es de continua subida hasta llegar al final del bosque. Antes de salir del bosque nos encontraremos en otro cruce de 4 caminos donde deberemos seguir recto. El sendero a seguir durante toda la ruta está indicado mediante hitos de piedras que nos irán guiando por el bosque. Además existen troncos cortando el camino de los diferentes senderos laterales que salen a derecha e izquierda y que nunca deberemos coger.

Poco a poco la vegetación irá desapareciendo y llegaremos al final del bosque donde nos encontraremos con los acantilados y una vista espectacular de la isla de Sa Dragonera. Seguiremos bordeando los acantilados hasta llegar a la última rampa dura, al final de esta nos encontraremos un precipicio que nos cortará el paso. En este punto hay que fijarse en las fechas rojas y en las pinturas rojas y verdes de las grandes rocas que tenemos a nuestra derecha. Subiendo por ellas llegaremos a la cumbre, desde donde se ven las ruinas del monasterio.

Una vez en el monasterio se puede disfrutar de unas vistas maravillosas, con la isla de Sa Dragonera delante y los acantilados a nuestros pies. Con un poco de suerte nos encontraremos con algún grupo de cabras montesas, que han hecho de las ruinas del monasterio uno de sus refugios.

El camino de vuelta lo haremos por la pista forestal que sale desde el monasterio a mano izquierda (no cogeremos el camino que habíamos traído hasta ahora). Esta pista es de continua subida hasta llegar a la cima del collado. Desde este punto la ruta es de bajada, con algunos tramos de pendientes muy pronunciadas.

Tras 20 minutos de bajada y tras pasar una pequeña presa a nuestra izquierda, nos encontraremos con un sedero que sale a nuestra derecha y que se introduce en le bosque. Tiene una serie de piedras en su entrada como cortando el paso, hay que irnos por él. Este sendero desemboca en un camino principal que cogeremos a la derecha, este camino nos llevará de nuevo hasta la casa Can Tomeví. Al llegar a ella cogemos el camino de la izquierda que nos llevará de nuevo a Sant Telm.

Ver la ruta en fotos.

1 comentario:

  1. Es cierto, Sa Trapa es uno de los lugares más bonitos de Mallorca. Precisamente hace unos días, escuchando Ser Aventureros, comentaron que en ese lugar se pretendía hacer un centro turístico y que gracias a donaciones particulares la asociación ecologista Balear consiguió comprar el paraje y lo ha estado restaurando durante estos años, devolviendo al lugar el entorno original. Comentaron que en 1994 hubo un incendio que quemó gran parte de la Reserva Natural, y que desde entonces han estado repoblando el lugar con especies autóctonas como la higuera. Parece ser que la higuera es una especie autóctona de Mallorca donde existen más de 200 variedades.
    Os aconsejo que visitéis este lugar, uno de los pocos sitios que el turismo masivo no ha conseguido llegar todavía.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión de nuestro post. ¿Qué añadirías o qué quitarías?

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails